Microrrelatos Crónicas de viajes Cuarta parte

Compartimos una nueva tanda de Microrrelatos que llegaron a la Convocatoria Aniversario de Viví Libros 2018! Recuerden que hay tiempo hasta el viernes 10 de agosto para presentar.

Era Verdad: Todos los caminos conducen a Roma

Hace 3 años y medio cumplimos uno de los sueños de mi padre, viajar juntos casi toda la familia a Italia y llegar a visitar la Comuna de San Buono, en la Región de los Abruzo.
Entre los preparativos más importantes estaba de qué manera recorreríamos nuestros puntos de interés, ya que al ser 8 viajeros y un solo conductor habilitado con registro internacional, alquilar una Van era más económico que andar en trenes o buses.
Así, nuestra primera escala en Italia fue Roma, y tras 5 días allí, que incluyó la hermosa experiencia de pasar Nochebuena y Navidad, retiramos nuestra Van Mercedes Benz a la que bautizamos rápidamente “La Mechi”, para ponernos en camino a San Buono, previa escala en Chieti.
Parecía fácil, 250 kilómetros a recorrer todo por autopistas, pero, había que salir del laberinto que son las autopistas en Roma, con bajadas a diestra y siniestra.
Subíamos a la autopista, buscábamos alguna dirección hacia nuestro destino, girábamos a la derecha, bajada…directo al Coliseo nuevamente.
Buscábamos de subir nuevamente, andábamos 5 minutos, pensábamos que esa era nuestra bifurcación, bajada…directo al Coliseo.
Así estuvimos una hora, en la que enloquecíamos poco a poco, suerte que al ser Navidad había poco tránsito.
Hasta que paramos a preguntar en nuestro italiano básico de 5 días de aprendido, a una pareja que estaba estacionada con su moto.
Nuestra copilota con señas y mapas en mano explicó a donde queríamos llegar, a Chieti, salir de Roma hacia el este.
Tras intentar explicar la mejor manera para no volver a las calles de Roma, y dando muestras de gran solidaridad, cordialidad y amabilidad, se calzaron los cascos, arrancaron la moto, y nos hicieron señas, que los siguiéramos, ellos nos guiarían delante nuestro hasta que dejarnos en el ramal de autopista, la Súper Strada, que nos llevaría a destino.
Tras 5 minutos y varios kilómetros de seguirlos, nos hicieron la esperada seña, “sigan por allí, derecho, feliz viaje”.
Una muestra de cómo son los italianos, siempre muy amables, y aunque en nuestra recorrida de 18 días nos perdimos en varias oportunidades, jamás olvidamos a esta pareja que nos ayudó de una manera tan especial en nuestro primer día al volante de La Mechi.

Oscar Scirocco
Ciudad de Buenos Aires, Argentina

************

Crónicas de un viaje mufado por el Nahuelito

Una mañana a finales de diciembre, emprendimos un viaje maravilloso para conocer nuestra Patagonia. Todo iba marchando mejor de lo que soñábamos hasta que tuvimos un mal presagio, en el lago Nahuel Huapi, vimos al legendario Nahuelito. Pasado los días llegamos a un mágico lugar llamado Los Altares, donde nuestra queridísima tía, papel creppe, decidió pasar el día de su cuartagecimo quinto aniversario con una cabalgata. Fue ese día que sucedió una de las mayores tragedias de nuestro viaje, el caballo llamado Rebeldon, que nos transportaba a mí y a mi hermana, tuvo un ataque de calor y se sumergió en las profundas aguas del rio Chubut, dejándonos a la suerte de su correntada. Lo que nos salvo del naufragio fue el milagroso palo de selfie de mi hermana con el cual remamos hasta la orilla. Entre lágrimas y pánico logramos recomponernos de este suceso en el que perdimos todo, desde la dignidad, hasta las camperas. Conocimos los famosos altares, un lugar al que solo volveríamos para morir. El viaje continuo mejorando día a día, conocimos personas y lugares estupendos. A solo horas de llegar al destino final, Lapataia en Tierra del fuego surgió otra gran complicación: Chile… Cuando arribamos a la aduana del país vecino a mi queridísima hermana la rebotaron por ilegal, perdón, la rebotaron por tener el DNI vencido y la única opción era volver a la ciudad de Río Gallegos y tomar un avión hasta Ushuaia. Lo bueno del aeropuerto fue encontrarnos con Rodrigo Guirao Diaz y lo malo fue que nos atendió una chica, que al parecer era nueva, y tardo mil años en vendernos los pasajes, para todo esto mi tía nos estreso y nos seco el seso porque se había comido la película de búsqueda de implacable, no pudimos dejar de sacarle una foto… Ahora estamos esperando el avión felices las dos sin hablar con nadie ni mirar a nadie…
Esta historia continuará…

Missjuli
General Roca, Río Negro, Patagonia Argentina

************

La lluvia

Llega el verano y uno piensa en el sol, el calor, la pileta y las vaciones, si esas breves semanas entre diciembre y los ultimos dias de febrero donde podes holgazanear tirado al sol haciendo nada o paseando por ahi. Pero lo que con mi familia esperamos son esas semanitas que salimos de vacaciones y nos vamos de campamento ¿Que tendra de especial se preguntaran? No mucho para algunos pero para nosotros es desconectar del mundo globalizado y conectarnos con la vida, la naturaleza y si divertirnos.
Lo malo de todo esto es cuando todos esos planes se te caen y llegas al lugar con toda la emocion, sacas las cosas del auto, armas la carpa, cardas las cañas y de repente aparece el enemigo mortal del rio, la lluvia y con eso la sudestada. Entonces te toca salir corriendo desarmar todo guardar a las apuradas e irte esperando que en un par de dias si es posible, y el clima acompaña, poder volver y disfrutar de lo que la maldita lluvia te privo la primera vez.

Pamela Medina
Quilmes, Buenos Aires

*****************

PANTA RHEI Y LA REPETICIÓN

Si bien Heráclito dice que “todo fluye” y que “no nos bañamos dos veces en el mismo rio”, Lacan nos habla de la repetición y de un juego de apariencia. Pero debíamos bajar los ser metafísicos heideggerianos, donde la experiencia se graba para siempre en el Inconsciente.

Año 1965
Luego de visitar los hermosos paisajes de Mendoza: Fiesta de la Vendimia, Parque Independencia, Lujan de Cuyo, La Carrodilla, Puente del Inca y los Penitentes, el Borbollón, el Valle de Uco, el dique el Nihuil, decidimos (María Isabel y Enrique) pasar a Chile. Subimos con el Chevrolet hasta Uspallata, pero llegamos a las siete de la tarde y el paso estaba cerrado (1200 m). Debimos subir hasta los 3200 m por el Cristo Redentor (No existía el paso Libertadores a Chile). El auto se encajo en el Cristo Redentor, yo me apuné y a Enrique le dio por la hilaridad. (Angustia, adrenalina caía la noche). Desencajado el auto, bajamos a Las Cuevas (¡yo me abracé al gendarme del puesto!)Pero todavía debíamos bajar los quinientos sesenta y seis caracoles. Lo hicimos (más adrenalina) y llegamos a Villavicencio para pernoctar.

Año 2018
Cincuenta y tres años mas tarde, cumpliendo con mi asignatura pendiente: visitar Catamarca, única provincia de la Argentina que no conocía, Luego de visitar el dique El Jaumel, el cerro Ambato y su maravillosa” Estatua de la Mujer”, la Gruta de la Virgen del Valle y asistir a la Fiesta del Poncho, apalabré al remise para subir a la Cuesta del Portezuelo. Allí, a 1000 m de altura, se rompió (Contingencia? Determinismo? la correa del motor (¡pudimos habernos matado!. Renzo llamo a su hermano Ariel y con Ariel pude subir a la cima (1800 m) faltaba bajar los 366 caracoles y en la orilla había recordatorios de los que se habían desbarrancado. Pero… pudimos llegar a la ciudad sanos y salvos. ¿Actuó el Inconsciente? ¿Que hubo de apariencia y que de real?

Maria Isabel Urquiola
Ciudad de Buenos Aires, Argentina

Comentarios

comentarios

Deja tu respuesta

Su dirección de email no será publicada. Complete los campos marcados con asteriscos *

*

WhatsApp chat