E-mailiando con… Juan Cruz Cúneo

En esta oportunidad compartimos con ustedes el E-mailiando con… Juan Cruz Cúneo, una entrevista vía e-mail que estuvo a cargo de Viviana Rosenzwit.

Este trabajo forma parte de E-mailiando con…, un e-book publicado en el año 2005, que ahora se ofrece abiertamente en nuestra web para todos los lectores.

Juan Cruz Cúneo nació en Buenos Aires, por el año ‘74, es Licenciado en Psicología, egresado de la Universidad del Salvador. Ejerce la práctica clínica en forma privada, y se ha desempeñado como docente universitario en varias facultades. Autor de numerosas publicaciones en medios especializados de Argentina y del exterior; Director de EX-TIMO, Revista de psicología y otras disciplinas afines desde el año 2001 a la actualidad. Presidente de la Fundación de Ayuda Psicológica Humanitaria para víctimas de catástrofes naturales.

Usted se dedica a la práctica clínica y, a la vez, es el director de una revista de Psicología. ¿Qué relación encuentra entre su práctica clínica y la escritura?

La relación que establezco se basa en el hecho que la escritura cierra un círculo iniciado por o en la práctica clínica, allí donde comienzan a escucharse los dichos del paciente. Más que un cierre se produce la apertura de un camino cuya finalidad es solo recorrerlo. En ese punto, la escritura va produciendo las marcas que quedan como testigos de ese recorrido.

Por otro lado, la escritura es producto de esa práctica clínica, ya sea en su modo de plantear las cuestiones, de indagar en los interrogantes, de enfrentarse a la realidad subjetiva. Y rescata lo que el analista pierde en su lugar de supuesto saber. La escritura clínica es la marca de esa práctica; sus cicatrices, sus secuelas, su efecto, Y desde ese lugar, se abre una nueva práctica clínica, repensada.

De lo que nos dice, parece desprenderse un doble efecto de cierre y apertura en la escritura. ¿Es así cómo lo entiende? ¿Nos podría comentar algo más sobre ésto?

Claro, el doble movimiento se cierra con la producción del escrito, o sea uno es el recorrido hasta que se produce y concreta el artículo; y el otro movimiento es de apertura a partir de la lectura de ese artículo, que relanza el sentido hacia una nueva dimensión, la que le da el lector e incluso el autor re-leyendo y, así, re-pensando esa clínica.

Muchos analistas gustan de escribir, ¿cree Usted que influye en el estilo literario la corriente que el autor sigue en su práctica clínica?

Yo diría que más que influir la corriente en el estilo literario, influye en la forma de ver las cosas, de posicionarse e interrogar una realidad. Somos y estamos afectados por esos modos de ver y vivir, de ser y ejercer la práctica clínica, desde una corriente. Y su influencia impregna el estilo literario desde ese costado. En mi caso particular, el estilo literario esta influido por una visión psicopatológica y psicodinámica con que se encara la práctica, no tanto o no tan solo desde la corriente teórica. Uno está impregnado.

Ex-timo es una revista que aborda una temática específica en cada número. Supongo que desplegar una serie de escritos ceñidos a un tema en cada caso, le debe llevar un trabajo de investigación previo. ¿Cómo encara su escritura en relación a esta dinámica?

Es cierto que hay un trabajo previo de investigación, tanto externa sobre las cuestiones referidas a la temática; como interna respecto de los planteos que ella despierta en la propia subjetividad. El nombre de la revista hace referencia al neologismo lacaniano de la ex-timidad; una intimidad exteriorizada. Así es como comienza la dinámica que finaliza en los escritos; una temática que dispara interna y externamente preguntas e intereses, que luego son procesados de manera tal de hacer producir escritos individuales, y uno global que es la interrelación propia de todos esos artículos particulares. Es decir, que una dinámica está contenida en cada artículo, y otra se produce en otro nivel de lectura donde todos los artículos están entrelazados produciendo un texto mayor cuya linealidad e interpretación queda a merced del propio lector.

¿Cómo cree Usted que influyó su análisis personal en relación a su escritura?

Es una pregunta difícil de responder… creo que la influencia se percibe en el cambio de posición de uno como sujeto. El análisis personal produce ese cambio, y desde allí es que la escritura aparece como un efecto sintomático de esa modificación. Las influencias las percibo en la concepción temporal, al cambiar su vivencia; en la historicidad con que el análisis anuda los acontecimientos de una vida. Desde allí es que la escritura se transformó en una inscripción distinta; como las producidas en el diván, pero públicas.

La influencia también se percibe en el uso del lenguaje; en el placer de jugar con las significaciones, en dejar de producir efectos sintomáticos para pasar a producir escritos sintomáticos. Porque en el fondo, toda escritura es sintomática de un tipo de discurso.

¿Cómo relaciona usted la subjetividad a la escritura?

Establecería una relación doble, con direcciones distintas, no siempre opuestas. En tanto que la subjetividad es la que produce sus escritos; pero la escritura es la que determinará la posición del sujeto y las posibilidades de movimiento. Observables cotidianos son por ejemplo los contratos laborales, las cláusulas que establecen las instituciones, las empresas e incluso los servicios de salud.

Metafóricamente hablando, el guión de una obra de teatro o de ficción es la relación clara entre subjetividad y escritura, donde el autor juega un papel más en lo escrito; y desde allí define el lugar y cualidades de los actores y personajes. El guión es la trama del escrito donde las subjetividades juegan sin saber a qué.

Los escritos son intentos de salirse del guión, produciendo con sus letras un agujero en las páginas escritas. El agujero es la subjetividad, allí donde el sujeto (a)-parece.

Deja tu respuesta

Su dirección de email no será publicada. Complete los campos marcados con asteriscos *

*